Ir al contenido principal

Como fichas de ajedrez

Un día salimos a la calle al encuentro de nuestra rutina sin saber que la muerte nos está esperando. Una venganza. Un capricho de un condenado. Una causa trivial. Un daño irreparable. Sea por el motivo que sea, una persona aparentemente normal se convierte en tu asesina. ¿Somos peones en un tablero de ajedrez? ¿Quiénes son los “dioses” que mueven los hilos del azar? En definitiva, ¿es el hombre un “lobo” para el hombre? ¿Somos malos por naturaleza? Estas cuestiones te rondarán en la cabeza cuando leas Entre dioses y peones, la primera novela de Alberto Gómez Vaquero, un psico-thriller, una aventura policial que engancha hasta la última página.

Un cuerpo aparece degollado en el Paseo Zorita, en Valladolid. El inspector de policía que tiene que investigar el caso es un personaje peculiar, tiene muy malas pulgas, no soporta a sus compañeros de trabajo y su mujer acaba de dejarlo. Y por su fuera poco, le han “encasquetado” a un psicólogo y a un periodista para que lo ayuden a esclarecer el asesinato. Aparece un segundo cadáver, y un tercero. La prensa magnifica la situación y la ciudad entra en pánico. La situación se complica para el inspector: si no resuelve el caso antes de que haya una nueva víctima el comisario entrará en cólera y nada bueno se puede esperar de ello. Una historia trepidante, de tan sólo 150 páginas. Aunque sabemos que es la primera novela de Gómez Vaquero parece tratarse de un escritor experto. Con maestría encaja las piezas de un rompecabezas que parece no resolverse nunca, o de un tablero de ajedrez cuya partida mantienen tensos a los jugadores hasta el final.

“-Estábamos hablando sobre cómo puede hacer un hombre una barbaridad semejante a la de ayer -dijo Antolín, intentando romper el hielo-. Rafa sostiene que es porque somos malos por naturaleza y que sólo la educación nos civiliza un poco. Yo, por el contrario, sostengo que somos buenos por naturaleza, o medianamente buenos y que la maldad se debe a malformaciones mentales. ¿Tú qué opinas?” Con este pregunta del psicólogo al agente queda abierta una incógnita sobre los orígenes de la violencia, de la maldad del ser humano.

Una novela fascinante.

Alberto Gómez Vaquero nació en Valladolid en 1984. A los dieciocho años se trasladó a Madrid donde cursó sus estudios de Periodismo en la Universidad Complutense y de Historia en la UNED. Profesional de la comunicación desde 2006, ha trabajado tanto en medios de comunicación como en gabinetes de prensa. En sus tiempos universitarios fue redactor de esta misma revista “La Huella digital”. Entre dioses y peones es su primera novela, publicada por Editorial Amaniel.

Comentarios

  1. Noooooooooooooooooo, otro libro que engancha nooooo....si es igual de bueno que el que me has dejado no sé cuando voy a estudiar :( jejeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Volver a escribir

Siempre he querido volver a escribir. Mirar mi blog y ver que mi última entrada fue en junio de 2010 me llena de tristeza. Sé que tenía pocos seguidores pero ahí estaban, siempre presentes. Tal vez los libros ya no interesen . Tal vez intenté buscar las excusas más tontas para justificar mi abandono injustificable de este blog que me servía de prácticas y de desahogo. Hoy quisiera retomar la publicación de reseñas, de críticas, de comentarios y de otras cositas relacionadas con la literatura, pero no sé por dónde empezar . Me gustaría contarles que aquel junio de 2010 me vio licenciarme en Periodismo; que luego comenzó el calvario de buscar trabajo; que luego empecé el Master en RRII y Estudios Africanos que me arrancó de los brazos de los libros para introducirme en los documentos políticos... y tantas cosas más que me pasaron en estos meses... como que en noviembre de 2010 viajé a India... como que en septiembre encontré trabajo en edición de contenidos, marketing y comunica

Reedición de "Llévame a casa"

T res historias que se funden en una. Una novela sobre cómo el azar va entrelazando la existencia de unos y otros, tal como en la vida misma. Algunos dirán que se trata del destino. Otros de la casualidad. En Llévame a casa las tramas se cruzan por necesidad, por admiración, por amistad, por desesperación, o simplemente, porque un día uno sale de casa y es capaz de ver el mundo con otros ojos. Esta estupenda crónica ha sido Finalista del V Premio Odisea en 2003 y ahora se reedita en una versión mejorada. Es la historia de Silvia, una chica de veinticuatro años que está en el paro y se encuentra desolada, aburrida y desganada. Hace dos años que lo dejó con su novia y cree haberlo superado, sin embargo, ha sido incapaz de entablar una relación estable desde entonces. Es también la historia de Paloma, una mujer de treinta y pico de años, casada con un marido al que no soporta, triste y perseguida por un fantasma del pasado, por lo que un día pudo ser y no fue, arrepentida de haber dejado